Saltar al contenido

Aumenta tu privacidad: controla los permisos en Android

marzo 18, 2020
Llave seguridad smartphone

La privacidad de los dispositivos Android es uno de los aspectos más importantes para los usuarios, y es lógico. Este apartado tiene incluso una implicación directa en lo que tiene que ver con la privacidad, ya que en ocasiones los agujeros existentes aprovecharan esto. Por lo tanto, no es mala idea saber cómo es posible  gestionarlos permisos de las aplicaciones que se tiene instaladas para evitar que terceros puedan indagar en lo que haces con tu smartphone o tablet.

Algunas cosas importantes que se deben conocer

Antes de empezar, es necesario comprender qué se hará realmente al gestionar este apartados y qué son los permisos de las aplicaciones en el sisteme operativo de Google. Estas opciones son accesos a diferentes opciones del los terminales o el propio desarrollo de la compañía de Mountain View y que se conceden a las aplicaciones para que puedan utilizar ciertas funciones que en mucho casos son importantes. Por ejemplo, Telegram necesita permiso para acceder a tus Contactos y poder sincronizar tu agenda y buscar quién tiene instalada la app (o a la propia cámara si se desean realizar videoconferencias). Del mismo modo, cualquier aplicación que utilice mensajes de texto para enviar códigos de seguridad te pedirá acceso a tus Mensajes para poder leer dichos códigos de manera automática.

Logotipo de Android con fondo verde

Por tanto, lo primero que hay que comprender es que todo permiso debe tener una base lógica detrás, ya que en caso contrario se pude otorgar acceso  un desarrollo sin que sea necesario (un ejemplo es una aplicación propia de Cámara que pida acceder a la lista de contactos). Por lo tanto, si ves algo sospechoso, lo que tienes que hacer es revertir la situación o simplemente no conceder el permiso. Lo segundo es que, si a lo mencionado antes se le suma que el desarrollo es gratis, debes tener bastante claro que tus datos es uno de los fines que busca la aplicación… por lo que tu información es la moneda con la que pagarás  para utilizar el título son tener que abonar dinero alguno. En efiniotiva, que no sería de extrañar que te espíen de ser posible.

Mejora la escritura en tu Android: activa el corrector de Google

Accede al control de los permisos en tu Android

Si te diriges a los Ajustes de tu dispositivo y entras en Aplicaciones y notificaciones, encontrarás un submenú llamado Permisos de aplicaciones. Si accedes a este, verás todos los tipos de permisos que hay y cuántas aplicaciones lo tienen concedido respecto a cuántas podrían tenerlo. Si revisas en cada uno de ellos, verás la lista de apps correspondiente, y un botón para activar o desactivar el permiso que tiene establecido en los dispositivos con Android.

A partir de aquí, es todo es bastante sencillo y no tiene peligro alguno par el teléfono o tablet. Se trata de ir entrando en cada uno de los permisos e ir eliminando el concedido a aquellas aplicaciones que consideres que no lo necesitan. Pueden suceder varias cosas que son importantes tener en cuenta una vez que se han realizado los correspondientes cambios: la aplicación puede funcionar de forma normal, por lo que todo va como lo seda o, en su defecto, el trabajo puede dejar de funcionar de forma completa, esto será así hasta que le des el permiso de nuevo -o, es posible, que salte un aviso que indica que el desarrollo está construida para una versión anterior, pero funciona bien de todas formas. En algunos casos, es posible que la aplicación no funcione de ninguna de las formas y, por lo tanto, o se revierte lo que se ha realizado o no podrás dar uso al software. Si quieres ver los permisos concretos de una sola aplicación, abre su panel de información y verás directamente una opción para entrar en su panel de permisos.

Así podrás restablecer los ajustes de tu Android sin borrar aplicaciones ni archivos

Desde aquí, deberás considerar qué vale más la pena: tu privacidad o el uso. En nuestro caso creemos que lo mejor es que hagas lo siguiente: la mayoría de las aplicaciones no necesitarán muchos de los accesos que piden, por lo que o debes admitir siempre lo que se pide por parte de los desarrolladores. Si, además, te piden acceso para funciones que no usas, ¿para qué concederlos? Un ejemplo claro son los propios de la ubicación, algo que varios usuarios no tiene activado par proteger su privacidad. Un consejo final: no dejes que tus datos sean accesibles por terceros, son importantes y algo esencial: sólo te pertenece a ti.

Android 11: la nueva versión del sistema operativo de Google