Saltar al contenido

Evita a los hackers: protege tus datos en Windows 10

mayo 17, 2020
Seguridad Windows 10 con escudo y fondo azul

La cantidad de información que se suele tener guardada en los ordenadores con Windows 10 es muy alta, y seguro que hay datos que son realmente importantes ya que son datos privados o profesionales. Si deseas que los hackers no accedan a ellos para poner en jaque tu privacidad, existen ciertas acciones que se pueden realizar para conseguirlo y, además, de una forma realmente económica -e, incluso, gratuita-. Mostramos cómo protegerte frente a la acción de los piratas informáticos y así convertir a tu ordenador en casi inexpugnable.

¿No recibes las actualizaciones de Windows 10? Así puedes solucionarlo

Los piratas buscan tus datos en Windows 10

Aunque pensemos que un simple dato, como el día de nuestro nacimiento o la letra de nuestro DNI, pueden no tener valor, los piratas informáticos siempre consiguen sacar provecho de toda esta información. En el momento en que encuentran la brecha de seguridad empiezan a recopilar la mayor cantidad de datos personales posibles. Sin demasiada dificultad pueden conseguir todos nuestros datos, rastrearnos en la red, crear una huella digital sobre nosotros y empezar a llevar a cabo ataques a mayor escala.

La mayoría de las veces, toda la información que los piratas informáticos obtienen de nosotros se suele poner a la venta en la denominada web profunda (Dark Web) al mejor postor. Estos datos se pueden usar posteriormente para crear falsas identidades online, e incluso para llevar ataques informáticos dirigidos mediante phishing o extorsiones.

Privacidad búsquedas

Dependiendo del tipo de datos que consigan sobre nosotros podrían saber dónde vivimos, o contratar servicios (móviles, préstamos, etc.) a nuestro nombre. Las consecuencias pueden ser muy peligrosas y, por desgracia, una vez que nuestra privacidad se ha visto comprometida, es muy complicado volver a conseguirla.

Protege la información de tu ordeandor

Seguro que la mayoría de nosotros guardamos todos nuestros datos en el disco duro tal cual, dentro de carpetas como Mis Documentos. Aunque tengamos Windows 10 protegido por una contraseña, esto no impide que cualquier usuario pueda acceder a ellos. Sin ir más lejos, por ejemplo, se puede usar una distro Live de Linux para acceder a los discos duros sin tener que iniciar sesión. O extraer el disco duro y conectarlo a otro ordenador.

Y aunque las técnicas anteriores requieren tener acceso físico a nuestro PC (por ejemplo, si lo roban), también podemos estar poniendo en peligro los datos a través de Internet. Si hemos instalado un software malicioso, por ejemplo, o alguien ha conseguido conectarse a nuestro PC a través de una brecha de seguridad.

Utiliza dispositivos externos

Si estamos guardando datos personales o de trabajo que tengan cierto valor (personal, comercial, etc.), lo mejor que podemos hacer es guardarlos en otras unidades externas. Por ejemplo, si tenemos un disco externo, o una memoria USB de gran capacidad, podemos guardar estos datos ahí para mayor seguridad. De esta manera, si alguien consigue acceder a nuestro ordenador, no podrá acceder a estos datos al no estar conectados al ordenador.

Uso de disco externo con un ordenador

Incluso si nuestro PC se infecta de malware, o un ransomware cifra todo nuestro PC, estos datos tan importantes estarán asegurados. Y si queremos mayor protección, también podemos recurrir a unidades de almacenamiento ópticas, como CDs y DVDs. Si los escondemos correctamente, nadie podrá lograr acceder a nuestros datos.

Windows Defender de Windows 10, una buena solución

En cualquier momento un malware puede llegar a infectar nuestro ordenador. Este malware puede llegar a través de un archivo malicioso que hemos descargado desde webs de dudosa fiabilidad, un archivo que hemos bajado y abierto del correo e incluso a través de una vulnerabilidad en nuestro sistema operativo.

Para estar protegidos de estas amenazas, lo que debemos hacer es tener un buen antivirus instalado en nuestro ordenador. Y uno de los mejores que podemos elegir para Windows 10 es Windows Defender. Por supuesto, debemos asegurarnos también de tener nuestro PC actualizado con los últimos parches de seguridad para evitar que los piratas informáticos puedan aprovecharse de fallos de seguridad para ponernos en peligro.

Logo de Windows Defender con fondo azul

Contraseñas seguras: fundamentales

El uso de contraseñas débiles, o muy antiguas, es también una de las formas más comunes con las que ponemos en peligro nuestra seguridad. En los últimos años se han robado una gran cantidad de bases de datos de contraseñas de páginas web con millones de usuarios.

Si tenemos la costumbre de reutilizar contraseñas, es muy probable que esta contraseña esté en manos de piratas informáticos por formar parte de una de estas bases de datos robadas. Y por lo tanto, podrán entrar a cualquier web donde la utilicemos. Lo mismo ocurre, por ejemplo, si utilizamos contraseñas débiles. Los hashes generados por contraseñas débiles son muy fáciles de romper, igual que ocurre con las contraseñas muy cortas o comunes, que fácilmente se pueden adivinar por fuerza bruta.

Si queremos evitar que accedan a nuestro correo o redes sociales, es necesario contar con una contraseña larga, segura y robusta. Y, por supuesto, usar contraseñas diferentes en las webs. Los gestores de contraseñas nos pueden ayudar a recordar estas contraseñas.

La nube, otra opción a valorar

Una forma también recomendable para guardar nuestros datos más importantes es hacerlo en la nube. Ya sea en Google Drive, en OneDrive e incluso en Mega, podemos aprovecharnos de la nube para guardar nuestros datos fuera del ordenador de forma segura. De esta manera estarán protegidos además de quedar fuera del alcance de los piratas informáticos.

Logotipo de Google Drive

Eso sí, si vamos a elegir la nube como lugar donde guardar nuestros datos personales debemos tener en cuenta una serie de factores. El primero de ellos, asegurarnos de usar una nube de confianza, como la de Google o Microsoft. Y el segundo, haciendo alusión al punto anterior, es asegurarnos de usar una contraseña larga y segura que evite que otros puedan acceder a la nube y a nuestros datos.

Opciones para proteger los datos en Windows 10

Si seguimos las recomendaciones anteriores reduciremos la probabilidad de que nuestros datos puedan caer en manos de usuarios no autorizados. Sin embargo, estos no estarán blindados, ya que sigue habiendo riesgos de que acaben en manos de hackers. Por ello, si queremos proteger nuestros datos confidenciales con información muy importante, es posible que nos interese ir más allá y aplicar medidas de protección adicionales para evitar que estos caigan en manos de otros usuarios.

Podemos aplicar una capa de seguridad adicional a nuestro sistema cifrando todos los discos duros. Windows 10, en su edición Profesional, nos ofrece la herramienta Bitlocker para hacer esto. Además, también podemos usar BitLocker para proteger un USB de manera que nadie, sin la contraseña, pueda acceder a los datos.

Llave seguridad smartphone

También es recomendable cifrar los datos antes de subirlos a la nube. De esta manera se guardarán seguros en la red, evitaremos que las compañías (como Google) puedan analizarlos e incluso si alguien consigue acceder a nuestra cuenta y los baja, al estar cifrados, estaremos evitando que accedan a la información. OneDrive, además, tienen un almacén personal, con un cifrado adicional y protegido por contraseña, que evita que nadie pueda acceder a los datos que tenemos guardados en la nube de Microsoft.

Así es el centro de accesibilidad de Windows 10