Saltar al contenido

Teléfonos plegables, ¿de verdad está equivocada Samsung?

octubre 19, 2019

El mundo de la tecnología avanza siempre con gran velocidad, pero los cambios que son radicales o que pueden cambiar el “orden establecido” no son habituales ni en impacto ni en frecuencia. Y, además, generalmente siempre hay un rechazo inicial de lo que se conoce, especialmente por lo que no han sabido ver o posicionarse en el lugar correspondiente. Y, esto, es justo lo que está pasando con los teléfonos plegables.

Lo cierto es que hace dos o tres años conseguir esto parecía una completa quimera, pero las cosas han cambiado mucho debido a los avances que se han producido en los procesos de fabricación de las pantallas, así como debido a las inversiones realizadas por compañías como Samsung, LG o la propia Huawei. El caso, es que ya está en el mercado el primero de su especie: el Samsung Galaxy Fold y, como se ha conocido, en breve le seguirán otros que muestran que el futuro pasa, entre otras cosas, por llegada de teléfonos plegables. Sí o sí.

Samsung planea el próximo Galaxy Fold, que llegará con una nueva pantalla

Si te preguntas por las compañías que seguirán la coreana, serán Huawei y Motorola (que rescata a la gama de producto Razr para ello), dos de las grandes y que quieren presentar batalla y conseguir, a ser posible, una buena posición en ese mercado que personalmente creo que tiene mucho futuro y, a la vez, camino que recorrer. Pero que es una realidad completamente funcional (y existirán fallos, claro, pero es lógico cuando algo es nuevo y se está explorando tanto detalles técnicos como la propia usabilidad).

Uso del Samsung Galaxy Fold

Qué es lo verdaderamente importante de los teléfonos plegables

Pues en este caso, y pese a quien le pese, lo que de verdad es relevante en teléfonos como el Samsung Galaxy Fold no es el hardware que incluye, dejando a un lado la pantalla. De esta hay que mencionar que es una muestra de lo que es posible conseguir con la innovación y, esto, posiciona a las compañías que fabrican este tipo de paneles a la cabeza del su segmento (en este caso hablamos de Samsung y LG), y deja a otras un poco fuera de juego como puede ser Pegatron. Y también es importante que son varios los fabricantes que se suben al carro de la integración de terminales con paneles flexibles mientras que, otros, miran desde la lejanía lo que ocurre, y aquí el caso más sangrante es del de Apple. Esta tiene capacidad más que suficiente para dar el salto, tanto técnica como económica, pero desde hace tiempo la firma de Cupertino parece que ha dejado la innovación a un lado para que sean los ingresos los que manden en la compañía -un ejemplo de lo que decimos es su fijación por los servicios-. Si Steve Jobs levantara la cabeza…

Teléfono plegable Huawei Mate X

El caso, es que ahora mismo es imposible hacer una comparación de los plegables frente a los smartphones actuales, ya que hay algo que hace a esto imposible y que es lo realmente importante por la llegada de la primera generación de los primeros: se realiza un cambio de factor de forma. Esto quiere decir que el uso es diferente; el diseño tres cuartas de lo mismo; y, además, los grandes usos están por descubrir con modelos que son mitad teléfono y mitad tablet. Hablamos de una fusión que obliga a un cambio en las costumbres, pero sin perder la funcionalidad habitual hasta la fecha. Se podría decir que estamos ante un continuismo disruptivo que hará que los usuarios a medio plazo -como mucho- vean en el uso de este tipo de dispositivos una realidad que les permitirá ser más productivos; divertirse más; e, incluso, tener una experiencia de uso más rica. Todo son beneficios.

No es un “win” inmediato, pero claramente estamos ante el futuro

Evidentemente existen diferentes aspectos de los nuevos teléfonos plegables que se tiene que mejorar, como por ejemplo detalles del diseño que van desde una reducción de peso como una mejor optimización a la hora de solventar problemas de durabilidad. Además, algunos elementos tienen que ser reubicados para ofrecer una experiencia más rica, como pueden ser las cámaras (en el Galaxy Fold tanto la trasera como la frontal al tener abierto el equipo no ocupan el mejor espacio posible).

Pero una vez que se da uso por un pequeño espacio de tiempo uno se da cuenta de todas las posibilidades y mejoras que ofrecen, especialmente en todo lo que tiene que ver con el consumo de contenidos multimedia o los juegos (y eso que ahora mismo no estamos ante unos paneles perfectamente refinados en su diseño y calidad). Aparte, la opción de poder dar uso al dispositivo con un pequeño panel frontal, completamente manipulable, hace que acciones sencillas y habituales se completen de forma muy efectiva. La verdad, es que una vez pasada la impresión y sorpresa inicial, el potencial que claramente ofrecen los teléfonos plegables es tremendo, y con apoyo de los desarrolladores de aplicaciones -que tiene más espacio para mostrar opciones- seguro que se ve claro que parte del futuro pasa por este nuevo factor de forma.

Factores de forma en teléfono plegable

Además, no hay que olvidar lo que se opinaba de dispositivo diferentes que han ido apareciendo, incluso que eran menos disruptores en menor medida, y como ha acabado el mercado por aceptarlos y tomarlos como referencia. Un claro ejemplo de lo que digo son los terminales con pantalla por encima de las 5,5 pulgadas, que ahora se han convertido en lo habitual y no en la excepción. En definitiva, los teléfonos plegables han llegado; se ven a quedar; y, posiblemente, el futuro sea para ellos en una buena porción de cuota de mercado (cuando bajen de precio, eso sí… algo que, a buen seguro, harán poco a poco).