Saltar al contenido

Cómo te afectará que Windows 10 tenga una versión en la nube

abril 27, 2021

La nube ha dejado de ser algo simpático si no se utilizaba para servicios en los que se deseaba guardar información para utilizarlo en diferentes dispositivos, a plantearse como una solución global en la cual pueden integrarse servicios que se pueden disfrutar desde cualquier lugar y gracias a las velocidades de acceso a Internet como una experiencia excelente. Y todo apunta que antes o después habrá sistemas operativos que se ejecutarán de esta forma, y parece que Microsoft será de las primeras compañías que darán el paso con Windows 10.

Lo cierto es que desde hace bastante tiempo se viene especulando con la aparición de una versión de este software de la compañía de Redmond para que sea una realidad lo que se ha venido a llamar como Cloud PC. Y lo cierto es que Microsoft tiene todos los mimbres necesarios para dar el paso y, en esta ocasión, no ver desde la lejanía como otros toma la delantera a la hora de innovar y ser los primeros (gracias, Satya Nadella).

Uso de la nube

Bases para la llegada de Windows 10 en la nube

El gigante norteamericano no da palos de ciego, eso es una de las cosas que hay que tener muy claras de esta compañía especialmente con la debacle que supuso su sistema operativo para dispositivos móviles. Por ello, de forma escalonada, pero continua se han ido sucediendo proyectos y desarrollos con el objetivo de que Windows 10 puede estar basado en la nube para ser una solución completa para los usuarios. Un ejemplo de lo que decimos de su sistema Azure en la nube (que ya ha demostrado su solvencia en diferentes ocasiones) y  también se bebe de la experiencia obtenida por servicios como pueden ser Stadia o xCloud que ya funcionan de forma habitual y solvente.

Mano con una nube

Con estos mimbres no es de extrañar que los rumores acerca de la llegada del sistema operativo del que hablamos en una versión basada en la nube, sean cada vez más intensos. Incluso, no son pocos los que indican que es posible que una vez pasado este mismo verano de 2021 se lancen las primeras versiones de pruebas finales en ámbitos reales y con usuarios elegidos. Esto significaría que en 2022 muy posiblemente se tenga la versión comercial.

¿Qué tendría de bueno para los usuarios?

Para empezar el fin de las ataduras a tu ordenador (ya sea de sobremesa o portátil). Simplemente con un dispositivo que permite acceder a Internet de forma directa se podría acceder al cliente en la nube de Windows 10. Y, además, con los anchos de banda que existen ahora mismo tanto en las conexiones por cable como las inalámbricas -y aquí incluimos las propias de datos móviles, en especial 5G-, no habría problema para que el funcionamiento fuera óptimo lo que significaría una experiencia de uso que podría ser incluso superior a la que tienen mucho ahora mismo con su equipo.

Logo Microsoft Azure

La forma de trabajar sería bastante sencilla: todo se ejecutaría en la nube, y hablamos de procesos internos del propio sistema operativo como llamadas a las aplicaciones que se tienen instaladas. Evidentemente, habrá que ver cómo se resuelven cuestiones como la seguridad, pero de nuevo tenemos que destacar el uso del sistema Azure propio de Microsoft que ya ha demostrado una solvencia a este respecto muy elevada. El caso es que se tendría de facto un ordenador en cualquier lugar ejecutaría Windows 10… Incluso esto se podría realizar desde dispositivos móviles que utilizarán otros sistemas operativos, como por ejemplo Android. Ojo con esto.

Será mediante compra o suscripción

Aparte de conocerse algunos detalles técnicos que son importantes y que tendrá que desvelar la compañía de Redmond, la forma de acceder al sistema operativo en la nube es algo que tiene bastante intrigado a todo el mundo. Y, lo lógico, es que la compañía se decante por un sistema de suscripción similar al que se puede encontrar en Netflix para que los usuarios se den de alta en el momento que lo necesiten.

Se tendría acceso de esta forma a todo lo necesario para que el funcionamiento sea adecuado, incluyendo espacio de almacenamiento que es vital tanto para el uso personal como en el profesional. Además, no es para nada descartable que se puedan sacar packs en los cuales entre también una suscripción al cliente la nube de Office.

Sea como fuere, la llegada de la nueva versión de Windows 10 parece algo imparable, y lo que es prácticamente seguro es que los usuarios no se verán obligados a darle uso. Sólo lo harás si así lo decides tú. Por lo tanto, creemos que realmente positivo que esto ocurra en aras de mejorar la innovación y dar soluciones de todo tipo, que esto es de lo que realmente se trata y parece bastante claro que es la intención de Microsoft.

¿Serás de los que utilizará la versión de Windows 10 en la nube?